Pongo en nuestro recuerdo una realidad que ha marcado la reivindicación femenina: mujeres que lucharon por ellas y por todas las mujeres de la historia, por sus derechos y por la libertad. Esas mujeres crearon un movimiento obrero femenino que se alzó contra las injusticias de la sociedad machista que pretendía silenciar sus voces que gritaban.

IMG-2458Voces de una lucha propia y ajena, por ellas y todas las abuelas, madres, hijas y hermanas que generación tras generación se sometían a largas jornadas laborales en oficios impuestos al género femenino. Oficios que las obligaron a hermanarse con bravura y sin miedo para enfrentarse al ejército o a la poderosa institución eclesiástica. Y así, trazar una historia cargada de mitos, leyendas y de innegables realidades: la de las mujeres valientes, rebeldes y pioneras en una lucha que se resiste a terminar. Esas mujeres fueron conocidas como las Cigarreras.

Y una de ellas se llamaba Carmen, una gitana sevillana del siglo XIX recubierta de historias y leyendas alrededor de un belleza que embrujaba. Que se ganaba la vida -como muchas otras andaluzas- trabajando como cigarrera en la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla; trabajo destinado solo a mujeres por el delicado proceso que implicaba el arte de realizar un cigarrillo. Era su única manera de estar en el mercado laboral, en una sociedad llena de machismos y prejuicios que marcaron a la mujer y a su historia, más si poseías una belleza antinatural, como la de Carmen, que más que una virtud era sentencia y castigo.

Para forzar el equilibrio de las cosas, las mujeres salían a la calle a gritar a mano alzada ¡Vivan las cigarreras!, con sus hijos en las caderas, ataviadas con mantones que portaban como orgulloso símbolo de su feminidad. Reprimidas pero igualmente admiradas, la salida de estas obreras de las fábricas agrupaban a un gran número de hombres que disfrutaban de su belleza, y soñaban con que quizás un descuido dejara asomar sus tobillos. Síntoma de que hasta en la lucha por la equidad se viven los efectos perniciosos del machismo inconsciente.

Tan mítica fue la belleza de Carmen, que hizo que un sargento del ejército -José- cayera hechizado de amor por ella. Su espíritu valiente y reivindicador hacía poner en peligro su amor, ya que Carmen abanderaba las reivindicaciones de derechos que su amado, como militar del ejercito español, debía reprimir. A la imposiblidad amorosa por la defensa de causas contrarias, se unía el rechazo de la sociedad al ser impensable la unión de un militar que representaba los rancios cánones de la época y una mujer -que además de su vilipendiada imagen por sus orígenes gitanos- defendía la ruptura del status quo. Un amor que jamás obtendría la bendición de la iglesia católica y que recuerda las historias de pasión imposible sufridas por Romeo y Julieta. Contrario al espíritu de unión eterna entre aquellos amantes de Shakespeare, la historia de Carmen y José tiene un final que hace recordar que las pasiones humanas son más tragedia que novela. El carácter atrevido y reivindiador de Carmen provocaba continuamente los celos de su amante quien movido por sus bajas pasiones la destinó a un final trágico: mató a su amada y la destinó a ser leyenda eterna de un incipiente feminismo andaluz, y a convertirse en efigie de la mujer española que lucha por la justicia y equidad, por lo que es correcto y verdadero.

 

Recomendación del mes

IMG-2459Tiempo de reivindicación de la Manzanilla. Porque a diferencia del vino Fino tiene nombre de mujer, y es muestra de la búsqueda de equidad dentro de una denominación que -como Carmen- alzó la voz con fuerza, furia y valentía diciendo: ¡Viva la Manzanilla de Sanlúcar! Porque la reivindicación se percibe lógica y natural cuando se trata de alzar la voz y conseguir justicia.

Seleccioné la de las Bodegas La Cigarrera con vista de amarillo pajizo y destellos dorados. Aromas de Velo de Flor de Sanlúcar de Barrameda: más sutil y aromático, de panificación, manzana verde y notas salinas ligeras. A destacar las notas de flores blancas de camomila y almendras recién nacidas. En boca es terciopelo salino de agradable permanencia y delicada pungencia, con persistencia de sensaciones amargas ligeras cual almendras verdes.

Hay factores que hacen de la D.O. Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda sea diferenciada dentro del Marco de Jerez. Sus bodegas tienen historia reivindicativa, tal como las mujeres cigarreras que lucharon con honestidad y razones de autoapropiación.

La región es uno de los tres vértices de la D.O. Jerez – Xérés – Sherry a 20 km de Jerez de la Frontera y 20 de El Puerto de Santa María, y que con la misma varietal (Palomino) produce vinos con peculiaridades de obligada mencion y reivindicación.

El sistema de vinificación y crianza es denominado Sistema de Clases, más dinámico que el de Jerez y El Puerto. Mientras en esas ciudades se habla de criaderas y solera, en Sanlúcar se habla de clases, una especie de madre de las criaderas, en la que cada clase puede poseer varias criaderas otorgando un recorrido distinto al vino para dotarlo de personalidad reconocible y única.

Son muchos los elementos que revelar de la Manzanilla, son cientos de microanécdotas de sus bodegas, de sus mujeres y hombres que hacen de sus sistema de clases uno de los secretos a la espera de ser revelado. Por eso, en recuerdo a Carmen, sus motivos, su lucha y su búsqueda, grito desde mi corazón y mi trinchera: ¡Viva la Manzanilla de Sanlúcar! ¡Viva para siempre La Cigarrera!

 

IMG_1874Ruth Amaya

Formadora homologada por el Consejo Regulador de D.O. Jerez. Difusora global de los sherry wines, enamorada de la gastronomía y dedicada al gastromarketing con 20 años de experiencia. Visítame en www.ruthamaya.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s