En mi última propuesta de maridaje #sherryweekblog os ofrezco un delicioso cierre del menú presentado durante toda la semana, un fin de fiestas que en este caso es un postre como a mi me gustan: sencillos, divertidos, frescos, suaves, con notas lácteas de un queso suave que contraste con acidez y dulzor proveniente de los frutos rojos. Todo bañado con toques de Oloroso VORS de Juan Piñero tanto en la preparación como en un maridaje que es atrevido porque sale de la típica concepción de los postres acompañados de Cream o Pedro Ximénez

IMG_0985

Como lo he demostrado en mis maridajes #sherryweekblog el Oloroso VORS de Juan Piñero se ha convertido en un ingrediente más de mis platos, fortaleciendo las recetas, potenciando los aromas, texturas y sensaciones en boca que posteriormente son confirmadas durante el maridaje. En este cierre hay dos puntos focales: la mermelada enchilada y las frambuesas salteadas. La primera está elaborada con manzanas y frambuesas lentamente cocinadas con un toque de azúcar y Oloroso hasta convertirse en una pasta suave, rojiza y de buen balance entre la acidez y dulzor, sin embargo, el toque final lo ponen las notas ahumadas y redondas del chile mora, uno de los chiles secos con más sabor de la cocina mexicana que le aportan sensaciones a humo, a maderas viejas, a caja de puros que coinciden con la apreciación general del Oloroso VORS.

Las frambuesas salteadas velozmente con un toque de mantequilla, azúcar y al final un toque de Oloroso que no pasa mucho tiempo en calor para conservar detalles del alcohol y no sacrificar del todo sus condiciones organolépticas primarias.

IMG_0999

VISTA: como todos mis maridajes #sherryweekblog los tonos conseguidos en el plato son intensos, brillantes, con tonalidades que van del marrón al rojizo y que siempre van acorde con lo encontrado en mi Sala de Catas de este particular vino. De entrada, la relación visual entre ambos es atractiva y propositiva, ya que combina elementos en distintas temperaturas y grados de suavidad que se notan claramente.

NARIZ: las notas sutiles pero muy presentes de la hierbabuena -en coincidencia con la sutileza de mentolados en retrogusto que también revelé en mi Sala de Catas- dan paso al golpe del Oloroso recién usado en los frutos rojos salteados. La sensación general es de acidez balanceada con dulzor que coincide y se potencia con lo encontrado en la nariz del vino. Los finales lácticos -de la mantequilla y el queso- son puntuales y aportan al maridaje general.

BOCA: una delicia que se autoconfirma entre sí: primero el bocado del postre por el contraste de temperaturas hace las notas amaderadas del Oloroso VORS se presenten con toda puntualidad, mientras que al pasar bocado el vino permite una limpieza general del paladar, da una sensación de calidez bien combinada con el queso y mantequilla, y la acidez final de las frambuesas aromatizadas con vino son confirmación del matrimonio entre lo que hay en copa y plato.

Si te gustó este maridaje compártelo en tus redes sociales y si quieres que hable de tu vino, restaurante o producto gastronómico escríbeme a ruthamaya171@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s