Esta última versión salada de mis maridajes #sherryweekblog continúan honrando a la simbiosis entre cocina mexicana y vinos de Jerez que propongo bajo el nombre de #sherryMX . Aquí te presento mi versión de “alambre”, un típico taco de las taquerías de la Ciudad de México que combina carnes, verduras y queso. En esta versión decidí utilizar cebollas dulces, hongos (setas) portobello o cremini, pechuga de pollo en cubo, queso manchego y tipo americano, y un toque de hierbabuena fresca para sustituir al típico cilantro utilizado en la versión original y conectar las sensaciones encontradas también en la Sala de Catas de hace unos días.

El taco servido sobre tortilla de harina de trigo también es fiel a diversas versiones que existen en México para este tipo de preparación, aunque muchos prefieren servirlo en tortillas de maíz, en este caso aporta suavidad y un toque cálido que va muy bien con el maridaje propuesto. En general es un taco de aromas a tierra, cremoso, láctico y redondo por la cantidad adecuada de manteca de cerdo con lo que se fríen todos los ingredientes.

IMG_1016

Para el maridaje #sherryweekblog os dejo mis siguientes percepciones:

VISTA: una vez más hay sintonía visual entre todos los elementos: notas marrones, cálidas, con mucho brillo y suculencia. El tono verde de la hierbabuena fresca le ofrece al taco un brillo como cuando la luz pasa por la copa de vino y otorga destellos verdosos y elegantes. Visualmente un taco y una copa de vino de Jerez (en este caso un VORS) es uno de las grandes propuestas de #sherryMX en donde no existen las fronteras visuales – y mucho menos conceptuales- para conseguir nuevas experiencias.

NARIZ: las cebollas salteadas ofrecen un aroma dulce, cálido, como de caramelo quemado, mientras que las setas le aportan notas terrosas… un taco de notas claramente terrestres que se fortalecen y complementan con la sensación a caoba del vino. La calidez de ambos aromas envuelven y abrazan, y las últimas notas de la hierbabuena otorgan una frescura que no desentona, al contrario, divierte y otorgan sensaciones únicas.

BOCA: melosidad absoluta, gusto elevado, un bocado goloso. En general los tacos -que no solo es un plato sino una forma de comer- deben ser muy gustosos y llenos de sabor, deben invitar a continuar comiendo. En este caso, el uso del Oloroso dentro de la preparación se percibe por completo y potencia la delicadeza de los hongos y los caramelos propios de la cebolla frita. La sensación aterciopelada de la tortilla de harina se incrementa cuando se prueba con el vino en copa, y lo hacen un bocado redondo y lleno de sensaciones de satisfacción gastronómica.

IMG_1019

Si te gusta este maridaje #sherryweekblog compártelo en tus redes sociales, y si quieres que hable de tu vino, restaurante o producto gastronómico escríbeme a ruthamaya171@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s