El artesano joyero transforma metales preciosos en joyas preciadas tras un delicado proceso de orfebrería; sirva la analogía para el mundo de las piedras y las uvas. Y esto pasa en lo que desde hace mucho considero mi joyero en Jerez: Bodegas Urium, un espacio en el que Alonso Ruiz demuestra en su pasión su obra de arte, y en donde su hija lejos de conformarse con heredar las joyas vitivinícolas les otorga alma de mujer al oro de la uva Palomino y al diamante de la Pedro Ximénez dotándolas de un carácter único que el mundo no tiene más remedio que sucumbir ante su belleza, elegancia, finura, detalle y solidez.

Quiero hablar en voz alta de Rocío Ruiz –por casi todos conocidos como Rocío Urium- quien bien pudo decidir aprovecharse del histórico papel de la mujer como portadoras de joyas, pero que haciendo gala de su nombre es la encargada de rociar, refrescar y de aportar a sus vinos el alma y trabajo necesario para ser merecedora de su disfrute. Jamás una joya estuvo tan mejor exhibida por su orfebre, derecho por demás ganado.

Nacida en Huelva, Rocío es andaluza de cuna gaditana que se deja mecer con el viento de Levante y de Poniente, y que una vez decidió criar sus vinos al amparo de la Costa de la Luz: Finos y Manzanillas en rama, Amontillados, Olorosos, Palo Cortado y Pedro Ximénez, que como el orfebre ve en todas sus piedras la oportunidad para transformar el concepto de belleza, los vinos son obras maestras de la mano de Rocío.

Tanta es la generosidad de esta artesana, que al llegar a su casa -ese joyero jerezano- “saca” con venencia en mano, con sumo cuidado y elegancia, un vino que tanto tiempo costó elaborar y tan breve instante se hace al disfrutar. Sus obras son efímeras, pero son los recuerdos y la historia quien otorga valor incalculable a las piezas consumidas.

Enamorada de México y su gente durante su estancia en 2006, Rocío conoce de primea mano su cultura, la gente, la rica gastronomía que hace entender que sus vinos son esenciales en los momentos #sherryMX que mucho contribuyen a la relación de ida y vuelta entre México y España.

Las Bodegas Urium en Jerez son un joyero que posee piezas invalorables, dos tipos de uvas que se hacen vinos sin igual, como el Palo Cortado, que sin caer en misticismos innecesarios, está hecho de uva Palomino destinado a ser vino Fino y a tener una vida bajo velo de flor pero que fue destinado a crianza oxidativa. ¡Bendita crianza oxidativa que de la mano de Rocío nos das motivos para seguir bebiendo joyas sin igual!

palo-cortado-urium-clasicosRecomendación del mes

El Palo Cortado Vors (Very Old Rare Sherry) de las Bodegas Urium, un verdadero tesoro enológico con más de 30 años de crianza que lo hace ser uno de los más selectos y preciados de la denominación de Origen “Jerez-Xérèz-Sherry” Sin duda un tesoro que traspasará fronteras hasta conquistar mesas mexicanas y globales.

 

 

Captura de pantalla 2017-10-27 a la(s) 11.08.22
Publicación original en Revista Mujeres Shaiqué de México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s