Estoy feliz de compartirte mi Sala de Catas con el Fino Coquinero de Bodegas Osborne. Para los afortunados que nacimos bajo el sol andaluz, es sabido que los gentilicios de cada población se adoptan de acuerdo al tipo de mariscos o productos marinos que se encuentran con más frecuencia o por los que son más conocidos en la provincia; así, los nacidos en San Fernando somos “cañaillas”, y los de El Puerto son “coquineros”, y la lista continúa hasta recorrer toda la Costa de la Luz.

En el año de mi nacimiento -allá por 1977- , el gran poeta Rafael Alberti escribió en versos tanto nostálgicos como románticos el sentir a su tierra natal, El Puerto de Santa María, sobre su pueblo, su gente y la belleza de un espacio tocado por la luz, y el mar: “portuenses, coquineros, después de cuarenta años, me maravillo de veros…”

Porque es de aquí, de esta bonita ciudad desde la que les escribo ubicada en el marco vinícola de Jerez, el Fino Coquinero de las muy portuenses Bodegas Osborne es un fino amontillado con una crianza de unos 7 años bajo el sistema de criaderas y solera. Este vino tiene la peculiaridad de tener una primera crianza bajo velo de flor (Crianza Biológica) y una segunda crianza oxidativa que lo transforman sensiblemente, lo hacen único en su tipo, ya que sin perder su carácter de vino Fino se convierte en algo que es en sí mismo, como una categoría muy suya, muy de El Puerto, muy de mi sol andaluz.

FINO COQUINERO de las BODEGAS OSBORNE

IMG_0770

VISTA: color dorado vivo, como el trigo cuando refleja la luz del sol al atardecer. Con reflejos sutiles y claros, ligeramente verdosos y destellos dorados, amarillos potentes, con mucha luz. Con una densidad aparente baja pero que al mover en copa otorga una sensación de corpulencia más parecida a un Amontillado que a un vino Fino.

 

IMG_0780

NARIZ: un primer momento a hierbas frescas, como los campos con el rocío del amanecer. Luego hay unas notas a piedras calizas, y clara sensación de mineralidad que te recuerda al albero de las ferias andaluzas. Con nariz punzante, y notas finales ligeramente lácteas, con sutiles recuerdos a manzanas y peras verdes, y percepción de una acidez que puede confirmarse en boca.

 

 

IMG_0788BOCA: el primer bocado es seco, con sensación inicial de astringencia moderada que lo hace un bocado sólido y con clara distinción de otros vinos Finos. Las sensaciones en boca son las de limpieza del paladar, de ahí que sea el preferido para el tapeo de mediodía junto a clásicos como el jamón o quesos curados, porque en general refresca y llena la boca completa. Con un elegante final sutilmente amargo, como de almendras verdes o cascarillas de frutos secos que es ideal para continuar bebiendo una segunda copa sin preocupaciones y con alegrías.

#SHERRYMX: lo primero que me viene a la mente son los ceviches, y mi favorito el ceviche negro de pescados con suculencia y bocado ligeramente graso como la dorada o la lubina. Haciendo gala del uso de los vinos en #sherryMX recomiendo usarlo dentro de la mezcla de los ceviches o cocteles, para diluir pastas de especias o para reforzar las notas también en los platos. En el caso del ceviche negro elaborado con recado negro (pasta de chiles incinerados molidos con especias) lo recomiendo para diluirlo junto a los zumos de lima y naranja que hacen una leche de tigre espectacular junto al sabor profundo marino de la dorada gaditana.

 

IMG_0572

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s