Como si fuera parte del evento, la influencia del mar se hacía presente al embriagarnos por el olor a sal y ese relente que cae en mi Puerto de Santa María en el marco inigualable del Hotel Puerto Sherry. Junto al chef Lalo Plascencia presenté otra versión de mi proyecto #sherryMX con dos vinos que ejercen en mi una influencia casi igual a la del mar gaditano: Fino Coquinero y 10RF de Bodegas Osborne​.

Al final de la primera jornada de #ForumElPuerto que reunió a bloggers e influencers de los viajes organizado por el portal atomarpormundo.com presenté este proyecto que fundamenta la simbiosis histórica y natural que tiene la cocina mexicana y mis amados vinos de Jerez, y que demuestra que la gastronomía y enología de ambos países tienen mucho que ofrecerle al mundo.

Imagen PNG-70921D59954B-1
Foto by atomarpormundo.com

El primer taco fue de tinga poblana, un guiso tradicional de la región mexicana de Puebla preparada con un 60% de cebolla blanca picada en plumas delgadas rehogadas en manteca de cerdo y grasa de jabuguitos (chorizos ibéricos) y 40% de pollo de corral cocido lentamente en un caldo elaborado solo con cebolla, ajo y sal. La cebolla y el pollo se cocinan lentamente por dos horas en un sofrito de tomate, cebolla y ajo mezclados con una pasta de chiles chipotles que otorgan sabores y aromas ahumados, ligero picor y una sensación integral de umami que cubre la boca por completo y se vuelve un bocado aterciopelado y completo. El maridaje que seleccioné fue un Fino Coquinero de las Bodegas Osborne que por su bocado ligeramente ácido y sensaciones que refrescan la boca permitieron cortar adecuadamente lo goloso del taco para continuar con el paladar despierto para el siguiente taco.

Imagen PNG-CA6CFF43071F-1
Foto by viajablog.com

Mi segunda elección fue 10RF, un Medium que demuestra con franqueza los vinos de cabeceo, la genial combinación entre las uvas Palomino y las Pedro Ximénez. Las notas de frutos secos, de bocado aterciopelado, y sensaciones redondas en boca son ideales para contrastar con platos que son igualmente redondos, como el taco de papas con chorizo que es un guiso originario de la zona central de México (Ciudad de México) que fueron elaborados con chorizo cantimpalo sofrito lentamente en cebolla y ajo, un poco de manteca de cerdo ibérico y un toque de 10RF que complementó la mezcla hasta hacerla suave, delicada y con potencia suficiente para ser combinada con el vino en boca. Posteriormente, el chorizo frito es mezclado con papas cortadas en cubos fritos en manteca de cerdo ibérico que se mezclan delicadamente con el chorizo. El 10RF actúa como un potenciador natural de este plato, y el plato eleva el bocado del vino al ser convertirse en un maridaje fresco, redondo, pleno en boca, totalmente aterciopelado y lleno de sensaciones y texturas propias del proyecto #sherryMX

La presentación de #sherryMX en este marco contribuye al deseo de expandir el conocimiento de los vinos de Jerez en un mundo que conquista nuevas fronteras.

Si quieres que hable de tus vinos, productos gastronómicos o requieres de los servicios profesionales de Resolviendo contáctame en ruthamaya171@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s